Eileen Truax: «El periodismo del futuro es el de los colectivos y el de los temas o no será nada»

La vileza pertenece a un infame pero argentino Eileen Truax, periodista y cronista mexicana, la conoce perfectamente. La respuesta sordida, inverosímil: el cachetazo que flota a través de los años de muerte innumerable y de aflicción que aún estaban por venir, tuvo lugar el 13 de diciembre de 1979, en el Salón Blanco de la Casa Rosada. El pronunció Jorge Rafael Videla ante la inesperada pregunta del periodista José Ignacio López -la única que se recuerda de entonces-, «sobre el problema de los desaparecidos y de los detenidos sin proceso».

«El desaparecido, es una incógnita, no puede tener ningún tratamiento. No tiene entidad…no está, ni muerto ni vivo. Frente a eso, no podemos hacer nada. desaparecidos «Es distinto pero, al fin y al cabo, lo mismo» , dado Truax, profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y una de las voces genuinas de un nuevo periodismo narrativo que pretende contar los hechos en su estado natural, por canales alternativos.

Desaparecer, es el texto con el que Truax metió el dedo en la hipocresía institucional mexicana. «Cuando tras años de búsqueda alguien aparece, con frecuencia es en una de las cientos de tumbas clandestinas que han brotado en medio de la nada en las regiones que los criminales de todo signo se disputan para traficar drogas y personas. (..) Y nadie tiene cabeza de eso«, escribiendo.

El texto formó parte del volumen «Mejor que la ficción: crónicas ejemplares», reeditado recientemente por Jorge Carrión y cuenta con las firmas de Juan Villoro, Leila Guerriero, Sabrina Duque y Cristian Alarcón, entre otros. «Yo he cubierto la migración muchos años. Hablas con estas mujeres que buscan a sus hijos y dices como puedes vivir con ese dolor… yo en el texto cuento que mi hijo estuvo desaparecido casi 60 horas. Y mi cabeza dio vueltas porque tengo todas esas historias en el disco duro”.

Su hijo aparecería pero en menos de un año fallecería por problemas de salud y de pronto, Truax estaba ante lo antinatural para lo cual “nada te prepara”: “no hay a number para eso, no eres viudo, no eres huérfano”, escribe . «Cuando hice el texto listening that el ver su cuerpo sin vida, el poder abrazarlo y decirle cosas, el conocer los detalles de la muerte lo cambia todo. La forma en que impactas la pérdida. Siempre será durísima como la ausencia pero esas variables te ayudarán. Te da la certeza de que te permite seguir. La gente tan pronto como lo peor que puede pasar es que se muera tu hijo pero lo peor es que se te desaparezca

Truax recuerda de paso que hay actualmente 100 mil personas desaparecidas en Mexico, 100 mil familias que viven un infierno peor que el suyo: «Mi caso se vuelve un privilegio en una sociedad donde cada vez es más común tener muerto sin cuerpo. son la magnitud del daño que nuestro han hecho”.

La mexicana sabe que su reflexión es una mezcla de los problemas de fondo de su país en los últimos tiempos: la migración y el narcotráfico. «Cuando en 2006 llegó Felipe Calderón a la presidencia empezó esto que ha mal llamado guerra contra el narco. Quienes conocemos el «tema» vimos cómo se agravó todo a partir de la convergencia de las rutas de los migrantes ilegales y el narcotráfico. Los feminicidios y los crímenes en Ciudad Juárez se convirtieron en un fenómeno más allá de un lugar y del género, Y de pronto, desaparecían todos en todos los lados y se masificaba la muerte. Quienes trabajan para estos grupos a menudo son jóvenes, en buena condición física y también extranjeros. Entonces cuando desaparezcan, nadie
preguntaba por ellos
”.

Netfix y el nuevo periodismo

¿La serie Narcos de Netflix refleja esta realidad? “Rechazo es un tipo de producción. Hacer apología del delincuente y glamorizar el narcotrafico es el peor error. Para construir esta narrativa masivamente cuando nuestro cuesta tanto trabajo investigar y luego publicar lo que realmente pasa, con el costo de vida de familias y de colegas me ya impotente. Cuesta tanto visibilizar eso para que Netflix llegue y atropelle nuestra narrativa e imponga ese relato del espectáculo. En Barcelona ir a las tiendas de turistas y hay camisetas de Escobar o Guzmán como rockstars. Es una banalización de una de nuestras peores tragedias”.

Pero también los periodistas como Truax trabajan hoy en una nueva dinámica de las narrativas que se construyen a diario y no «en el diario». «Las plataformas permiten hoy comunicar cosas que antes eran imposibles. Tik Tok y un bailecito está bien pero como hay gente como quiere escuchar ¿no?. El problema del periodismo de inmediatez es que solo anuncia pero no explica. El problema es que las grandes empresas no están apostando por ese periodismo. En España los jóvenes ya no consumen La Vanguardia o El País”.

El problema no es -como quizás en Argentina- solo la hegemonía. El problema es la segmentación de contenido, lo sesgado de la mirada. El lenguaje, afirma Truax, se cada día y para eso se necesitan voces diversas. «España es un país con un alto porcentaje de inmigración y es ridículo que no vivan inmigrantes en las redacciones de los grandes medios. No estás contando el país en el que vives porque no hay una representación social en la gente que hace el medio; el lenguaje, las partes interesadas son diferentes. Es muy importante la mirada y el punto de vista para esa gente que vino a tu país. Esas audiencias no se encuentran eco en esos medios”.

Actualmente, las comunidades están haciendo sus propios medios con periodistas independientes que empiezan a publicar sus propias coberturas. Sus proyectos financieros y temas que abordan quienes escriben. Es el ejemplo de Altair, Periodistas de a Pie, La VeinalTv, Elites sin destin y otros proyectos similares que se diferencian de los formatos convencionales. «Creo que estamos en una bisagra de generación donde estas iniciativas aún no se pueden capitalizar como quisiéramos pero allá vamos. Tengo poca fe en los medios y mucha en los periodistas. En México, el periodismo independiente se hace fuera de los grandes medios. La tecnología ha permitido darle la vuelta a esto y crear colectivos y el periodismo del futuro es de colectivos y de temas o no será nada. El periodista lobo solitario que tiene la primicia ya no existe”.

Tambien te puede interesar